Las agujetas en el pádel

¿Cómo podemos evitar la molestas agujetas cuando practicamos un deporte? Con esta serie de ejercicios que os mostramos en este artículo, evita las agujetas

Las agujetas en el pádel
2013-10-25 2019-06-11

A quién no le ha pasado es de estar un tiempo sin jugar al pádel, jugar un partido intenso y al día siguiente no poder moverte por las agujetas que tienes en todo el cuerpo.  ¡Hay veces en las que las agujetas duran hasta dos o tres días! En las próximas líneas trataremos qué son las agujetas, cómo tratarlas, qué músculos son los que más las sufren en el pádel y cuáles son esos falsos mitos sobre las agujetas, lo mejor para prevenir las agujetas es una buena preparación fisica de padel.

Agujetas y padel

Durante mucho tiempo se ha pensado que las agujetas eran cristales de ácido láctico que producían los músculos, que el dolor era producido por el pinchazo de esos cristales a los músculos afectados. Esta teoría fue descartada tras ver que enfermos de Mc Ardle (incapaces de producir ácido láctico) sufrían los mismos dolores y tenían las mismas molestias tras una actividad intensa.

Actualmente la teoría más aprobada es que las  agujetas se producen por una inflamación de las fibras musculares debido a las micro roturas que se producen al hacer actividad física y someter las fibras musculares a una intensidad alta. Es decir, podríamos decir que son pequeñas micro lesiones musculares ocasionados por un ejercicio intenso.

Mejores-Videos-World-Padel-Tour

¿Cómo tratar las agujetas?

Una de las cosas que más nos preocupan cuando sufrimos las agujetas es su tratamiento. Antes se recurría al descanso pero hoy en día está comprobado que el reposo no es la mejor opción.  El aspecto más importante del tratamiento de las agujetas es su prevención. Como hemos comentado aparecen al día siguiente o a los dos días posteriores, y pueden durar unos cuantos días más.

Por ello, es fundamental realizar unos buenos estiramientos una vez terminado el partido de pádel o entrenamiento, así como llevar a cabo baños de contraste de agua fría y agua caliente para facilitar el retorno venoso. También podemos realizar un automasaje sobre los músculos más fatigados.

Una vez que las agujetas ya han aparecido debemos continuar con nuestra práctica de actividad física y seguir jugando nuestros partidos de pádel. Las agujetas irán desapareciendo paulatinamente. Si sufrimos fuertes agujetas lo mejor es bajar la intensidad de los partidos pero nunca llegar a suspender un partido por unas agujetas, ya que si no continuamos jugando volverán a aparecer. En el caso de que el dolor sea muy intenso podemos tomar un antiflamatorio.

CSC_0279

¿Qué músculos son los qué más agujetas producen en el pádel?

Hay ciertos músculos que son más propensos a producir agujetas en nuestro cuerpo, y más en una actividad física tan específica como el deporte del pádel. El pádel, por sus características, suele fatigar más los músculos del tren inferior por las repetidas flexiones de piernas a lo largo de un partido. Por eso, músculos como los cuádriceps, los glúteos y el piramidal suelen ser los que más agujetas provocan.

Es muy frecuente que después de un tiempo sin jugar un partido a las 24-48 horas de hacerlo nos duelan mucho las piernas y nos cueste trabajo bajar las escaleras o sentarnos en una silla. Asimismo, las lumbares, debido a la posición de espera, provocan bastantes agujetas, siendo el dolor mucho más molesto en esta zona ya que parece que nos hemos hecho daño con un mal gesto.

Por todo ello, tenemos que jugar de manera periódica al pádel. Si por alguna razón llevamos tiempo sin jugar tenemos que volver a nuestra rutina de partidos de manera progresiva, estirando después de cada partido e incluyendo baños de contraste en la ducha post-partido. ¡A disfrutar jugando al pádel!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios
  1. Buen artículo, te falta añadir que mucha información la sacas de mi blog

    Un saludo

    • Después de leer tu artículo y el nuestro tengo que decirte que no guarda ninguna relación. Emilio es un colaborador asiduo de Vitónica, de donde tu artículo ha sido inspirado…