Jugar a pádel en Invierno

Con la llegada del frio muchos jugadores de pádel descansan de la práctica del deporte, pero el pádel en invierno con temperaturas bajas también puede ser igual de placentero que en otra estación del año, solamente tenemos que seguir una serie de pautas para prevenir lesiones y enfermedades no deseadas.

Jugar a pádel en Invierno
2013-01-03 2018-09-27

Con la llegada del frio muchos jugadores de pádel descansan de la práctica del deporte, pero el pádel en invierno con temperaturas bajas también puede ser igual de placentero que en otra estación del año, solamente tenemos que seguir una serie de pautas para prevenir lesiones y enfermedades no deseadas.

En invierno la pista de pádel por norma general esta más húmeda de lo normal por lo que el juego puede ser más lento, además las raquetas de pádel suele castigarse considerablemente ya que la pelota suele ir cogiendo peso adicional por la humedad, y el impacto del golpe ejerce más presión en la pala. Aparte del frio estos dos puntos pueden que sean los más diferentes con los de cualquier otra época del año, además debido a estos cambios el pádel en invierno puede ser diferente, ya que nos obligará a jugar con un juego más lento al habitual por la pesadez de la bola y rapidez de la pista.

La elección de la ropa de pádel en invierno

Actualmente con la proliferación de las pistas de pádel indoor este punto no es tan importante, ya que si estamos en una pista cubierta la mayoría de las inclemencias del tiempo no se verán afectadas, pero en el caso que la pista se encuentre al aire libre deberemos usar una ropa adecuada, es importante usar ropa de pádel que transpire y no retenga la humedad en el interior, ya que puede ser uno de los puntos que puede hacer que caigamos en un resfriado. En el calentamiento podemos usar una prenda adicional más gorda o varias capas para intentar alcanzar la temperatura corporal ideal, una vez hayamos notado que nuestro cuerpo está caliente y comenzamos a sudar, es recomendable desprenderse de esas capas de más, ya que nuestro cuerpo está preparado para practicar el pádel a una intensidad mayor. Recordar que es igual de importante quitarnos las prendas cuando hemos alcanzado la temperatura corporal adecuada como cuando hemos acabado la actividad, de esta manera evitaremos una bajada de la temperatura corporal muy drástica que podría acabar en un resfriado.
Las zapatillas de pádel que usemos también debería ser diferentes con una suela más rugosa de lo normal, esta claro que no siempre se va poder llevar el equipamiento óptimo, ya que el bolsillo se puede resentir, pero lo ideal sería tener una calzado específico para invierno ya que la humedad, y la densidad de la sal de la pista tiene muchísima diferencia con la verano, por lo que podría estar más resbalosa de lo normal, si es posible comprar una zapatilla de pádel específica o tener varias zapatillas con diferente suela sería lo ideal.

Calentamiento previo en invierno

Este punto es crucial, debemos realizar un calentamiento previo, de menor intensidad a mayor. El calentamiento nos evitará de lesiones musculares por el frio, en invierno el calentamiento es mucho más importante que en otra estación del año ya que las bajas temperaturas pueden hacer recaer en lesiones anteriores o un movimiento brusco o un golpe puede provocar una rotura muscular, por lo que es importante que el calentamiento alcance antes de finalizar una intensidad alta, de esta manera todas las articulaciones estarán caliente y será una manera excelente de prevenir cualquier lesión.

Así que ahora solo os queda coger vuestro mejor conjunto de invierno, gorro y saltar a la pista que seguro que os lo pasáis igual de bien que cualquier otra estación del año.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.