2015-12-10 2015-12-03

La nutrición, al igual que el descanso y otras actividades paralelas al ejercicio físico, forma una gran parte del entrenamiento invisible que cualquier jugador de pádel debe seguir para gozar de una óptima salud deportiva y alargar su juego durante muchos años sin que este se vea mermado por las lesiones. Son muchos los nutrientes que podríamos clasificar como indispensables cuando practicamos actividad física, pero hoy queremos hablaros de uno en especial: la glutamina. Sus funciones intervienen activamente en los procesos fisiológicos que se desatan después de una partida de pádel o de un entrenamiento físico. Veamos qué procesos desempeña en nuestro organismo.

La glutamina y sus funciones

Técnicamente es un derivado del ácido glutámico, y normalmente la encontramos en nuestro organismo en su forma activa. Sus funciones son muy diversas pero básicamente se encarga de llevar a cabo los procesos de recuperación que mantienen en equilibrio al conjunto de estructuras que conforman nuestro sistema corporal.

En primer lugar, y como desempeño más destacado de la glutamina, se encarga de abastecer al sistema inmune de nuestro organismo. Podríamos decir que la glutamina es el combustible del sistema que se encarga de protegernos ante infecciones, virus y procesos relacionados con el sobreesfuerzo de la actividad física. Está demostrado que la L-Glutamina se ve incrementada con la práctica de ejercicio físico, por lo que podríamos afirmar que el pádel contribuye a reforzar la inmunidad ante agentes externos gracias a este nutriente.

En segundo lugar la glutamina aparece estrechamente relacionada con la fibra muscular. Se encarga de frenar los procesos de catabolismo muscular, o dicho de otra manera aquel metabolismo que deriva en la destrucción de masa muscular cuando nos encontramos en épocas de poco entrenamiento o ante el cese de la actividad por causas lesivas. También cuando los niveles de ejercicio físico son excesivos.

padel

Como consumir la glutamina

Este nutriente puede encontrarse en los alimentos pero también puede consumirse como suplemento en determinados casos que sean necesarios, aunque siempre es aconsejable tomarlo de manera natural a través de una alimentación rica y variada. Los productos que más concentración de glutamina poseen son tanto carnes como pescados, especialmente aquellos crudos como el salmón. Además los frutos secos o productos vegetales como el perejil o las espinacas tienen elevadas concentraciones de glutamina que favorecerán los procesos reparadores descritos anteriormente. Productos lácteos o los garbanzos y los guisantes también gozan de buenas cifras de este nutriente.

La otra opción es el consumo de la glutamina mediante suplementación, similar al consumo de proteínas destinado al incremento de la masa muscular. Sin embargo esta última forma, a pesar de ser la más fácil, es la más desaconsejada puesto que se desaprovecharán otros nutrientes que poseen los alimentos que complementan perfectamente a la glutamina. En el caso de tomarla como suplemento se deberá prestar especial atención a la cantidad, siendo lo recomendable entre 0,1 y 0,3 gramos por kilo de peso por día.

Zona de padel
Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.