Técnica de pádel: Como acelerar la bola

Te contamos como acelerar la bola dentro de la pista para darle un cambio de ritmo al punto y romper con la dinámica monótona para sorprender al rival

Técnica de pádel: Como acelerar la bola
2016-11-22 2018-09-09

Un buen jugador de pádel es aquel que dispone de variados recursos técnico-tácticos y que, a su vez, tiene la capacidad de saber cuándo utilizarlos según el momento del partido. Pues bien, uno de ellos es, sin duda, el saber acelerar la bola dentro de la pista para darle un cambio de ritmo al punto y romper con la dinámica monótona para sorprender al rival. Para ello existen algunos consejos que pueden ser útiles en tu formación como jugador de pádel o para mejorar esta táctica si la sueles utilizar en tus encuentros. Veámosla más a fondo.

Control VS Potencia

Es uno de los dilemas del pádel, que a su vez lo hace enriquecedor como deporte. Para obtener un buen rendimiento sobre la pista debes saber cuándo y cómo aplicar estos dos conceptos, a priori contrarios entre sí pero que en conjunto se complementan muy bien para llevarte el partido. Ambos marcarán el ritmo del encuentro que al fin y al cabo quien lo domine tendrá grandes probabilidades de ganar.

Tenemos claro que el control es la capacidad de poner la bola en sitios difíciles para el rival, con un centro de gravedad bajo, una posición corporal básica cómoda y una transmisión de fuerzas que no destaque especialmente por la velocidad. Pero, ¿y la potencia? También no será útil para rematar un punto o recuperar la iniciativa del juego. Echemos un vistazo a cómo acelerar la bola.

acelerar-pelota-bela
Bela acelerando la bola

¿Como acelerar la pelota?

Quizá el éxito de los golpeos rápidos radica en la transmisión de fuerzas corporales hasta el momento del impacto. Debemos pensar en el movimiento de nuestro cuerpo de una forma global, y no una serie de movimientos por partes. Para una volea o un remate potentes, es necesario transmitir desde el inicio las fuerzas hasta el golpeo de la bola en última instancia.

Por lo tanto todo empieza con nuestra posición básica de recepción. Es recomendable tener las piernas bien flexionadas para ganar base de sustentación y transmitir toda la fuerza posible sin riesgo de desequilibrios. También deberemos ajustar, lo máximo posible, la inclinación de la pala y el punto de golpeo de la bola, aunque si no es demasiado precisa no te preocupes puesto que el objetivo es la potencia controlada.

No solo nuestra posición corporal determinará el tipo de golpeo. Otro de los factores a tener en cuenta es en qué posición de la pista nos encontramos. Si estamos en la red deberemos asegurar el golpe con la máxima potencia posible para que el rival no pueda devolver la bola. Si, por lo contrario, estamos en el fondo de la pista, debemos ajustar más el golpeo para que no acabe estrellándose contra la red.

Ya hemos dicho que son muchos los factores que determinan la velocidad de la bola. Por ejemplo el tipo de golpeo que han hecho nuestros rivales también será decisivo. Así, ante bolas lentas podremos imprimir el máximo de potencia que podamos, siempre de manera controlada. En el caso opuesto de que la bola ya vaya rápida de por sí, intentaremos restarle velocidad para que el descontrol nos haga perder el punto.

Combinar estas estrategias con los golpeos de potencia por excelencia te hará progresar como jugador y tomar la iniciativa de partidas con un ritmo de juego regular. Puedes emplearlo en situaciones como el tie break o cuando quieras romper con la repetición consecutiva de varios puntos logrados por control. Así despistarás a tus rivales y ganarás la ventaja de llevar el ritmo del partido.

Zona de padel
Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.