Cómo sacarle el máximo rendimiento al peloteo y calentamiento

Con esta serie de consejos, sabrás sacarle provecho al calentamiento y durante el peloteo para rendir mejor en cada uno de tus partidos. ¡A Practicar!

Cómo sacarle el máximo rendimiento al peloteo y calentamiento
2018-02-15 2019-06-11

“Creer que el partido empieza en el primer punto y finaliza con la última jugada sobre la pista”. Es uno de los errores más comunes que se producen en el pádel sobre todo en las fases iniciales de este deporte. Debemos acudir con la suficiente antelación posible a las clases de padel, al partido o al entrenamiento, como para realizar una serie de ejercicios o movimientos que preparen a nuestro cuerpo ante las demandas físicas y cognitivas a las que se enfrenta en un partido. Con ello no solo aumentaremos el rendimiento de nuestro juego, sino que estaremos más alejados de sufrir lesiones que puedan hacernos perder el encuentro por situaciones extradeportivas. En las siguientes líneas te daremos algunos consejos para que tu calentamiento y tu peloteo previo sean de 10.

Calentamiento para jugar a pádel

Como hemos apuntado en anteriores post el calentamiento debe estar formado por dos fases: el calentamiento general y el específico (peloteo). El calentamiento general se caracteriza por una puesta a punto tanto de nuestro sistema músculo-esquelético (articulaciones, músculos, huesos…) como de nuestro sistema cardio-respiratorio (resistencia). Debe aumentarse progresivamente la intensidad e ir de lo general a lo específico. Es importante no elevar demasiado la intensidad para que la fatiga no se acumule de cara al esfuerzo posterior.

En primer lugar es recomendable realizar una carrera continua por dentro o por fuera de la pista, para activar a ambos sistemas de cara a un calentamiento más específico posterior. El tiempo oscilará entre los 5 y los 6 minutos. La intensidad debe ser suave, nunca superior al 60%-70% del máximo, y siempre con un carácter progresivo. En este caso, y sobre todo en épocas frías como el invierno, debes tener en cuenta que no podrás deshacerte de tu ropa de abrigo hasta que no se eleve tu temperatura corporal. La carrera continua, por tanto, deberás hacerla con ropa cómoda, transpirable y de abrigo (cortavientos, por ejemplo).

Una vez hayamos completado la carrera continua previa, pasaremos a realizar ejercicios de movilidad articular durante 3 o 4 minutos. Involucraremos a las articulaciones del tobillo, rodilla, cadera, codos y hombros. Para ello realizaremos pequeños movimientos de flexo-extensión y de rotación (interna y externa) en el caso de los hombros. A continuación es recomendable realizar pequeños estiramientos dinámicos ya que, en contra de lo que mucha gente cree, los estiramientos estáticos no contribuyen a prevenir lesiones y pueden mermar el rendimiento posterior. Para los estiramientos dinámicos llevaremos el rango articular al máximo de manera progresiva, de menos a más.

Peloteo en pádel

Otro de los errores más frecuentes es considerar al peloteo como una entrada en calor. A los ejercicios de peloteo debemos llegar con nuestro cuerpo ya preparado, listo para poner en marcha los movimientos rápidos y explosivos que requiere el pádel. Es en este punto donde debemos prestar especial atención a diversos puntos que mencionamos a continuación, ya que el partido ha empezado a disputarse aunque el marcado no cuente todavía.

Familiarizarse con la pista es uno de los principales objetivos que debes buscar en el peloteo, sobre todo si la pista es nueva para ti. Fíjate en la velocidad de la bola ya que varía mucho de un tipo de superficie a otra. También en el alambrado ya que la salida de bola cambiará según su dureza (flexibles con fácil salida de bola vs rígidos con salida de bola complicada). Otros factores como el viento, en el caso de que sea pista descubierta, también deben ser tenidos en cuenta durante el periodo del peloteo.

Prácticas a tener en cuenta para el peloteo

Pero, además de los elementos físicos que componen el partido, el peloteo es el momento idóneo para conocer y estudiar a tus rivales. Resulta evidente que no pondrán en práctica sus mejores golpeos pero sí podrás observar algunos datos como:

  • Lateralidad de cada uno de los jugadores.
  • Tipo de golpeo predominante: potencia o control.
  • Posición en la pista.
  • Golpes técnicos más utilizados.
  • Comunicación y posibles defectos.

Además de estudiar al rival también debes escucharte a ti mismo en el peloteo así como establecer las pautas tácticas básicas con tu compañero de juego. ¡Ponte a practicar ya mismo para dar lo máximo de ti en los próximos partidos!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.