Deporte adaptado: cómo se juega al pádel silla

En este artículo vemos el pádel en silla de ruedas, un deporte adaptado en auge con el que divertirse al mismo tiempo que se practica para mejorar el juego

Deporte adaptado: cómo se juega al pádel silla
30 Nov 2017
24

Las fronteras sólo existen en nuestra mente. El deporte es un escenario idóneo para plasmar la fortaleza física y mental que poseen ciertas personas con diversidad física, siendo todo un ejemplo para grupos poblacionales de iguales características. En la actualidad la mayoría de disciplinas deportivas están adaptadas para personas con distintas funcionalidades físicas y psicológicas, algo que también ha llegado al pádel en los últimos años. Hoy queremos presentaros esta disciplina practicada en silla de ruedas. Una adaptación que también permite disfrutar de este maravilloso deporte a otros grupos con cualidades físicas diversas.

El pádel ha crecido exponencialmente en los últimos años gracias al grandísimo número de adeptos que cada año se suman al juego. Esta creciente actividad ha ido paralela al deporte adaptado, sobre todo en el caso del ejercicio en silla de ruedas. Esto ha sido posible gracias a las diversas, y también en auge, asociaciones y organismos como la Federación Española de Deportes para Discapacitados Físicos (FEDDF) o la Asociación de Pádel para Todos. Los cambios en el reglamento respecto al pádel común así como la implementación de distintas herramientas facilitadoras para el juego ha sido fundamental para que el éxito del pádel lleguen también a aquellas personas con diversidad funcional (física y psicológica).

Reglamento y juego del pádel en silla

La regla más significativa de este deporte adaptado, al igual que sucede en otros deportes de raqueta como el tenis, es la permisión de dos botes en lugar de uno antes de devolver la bola a campo contrario. El tercer bote también está permitido cuando la pelota sale por la puerta, por el fondo o por el lateral de la pista para que el jugador tenga tiempo de salir y devolverla al rival. Otra de las normas padel, esta vez estructural, es que la pista tenga dos accesos (uno en cada lateral) para favorecer el juego así como está prohibido cualquier elemento que pueda obstaculizar la entrada o salida de los jugadores.

Por otro lado el jugador debe permanecer en todo momento en contacto con la silla de ruedas. No está permitido que el deportista se impulse o frene con los pies en el suelo ya que podría favorecer su rendimiento durante el punto. También es obligatorio el uso de cinturones o cinchas que mantengan al jugador sujeto a la silla de ruedas. Las sillas de ruedas se consideran también parte del jugador, por lo que no está permitido que la bola toque dicho elemento.

Tampoco puede ser tocada por otro jugador en los partidos dobles. Para el saque se debe golpear a la bola por debajo de los hombros. Otro tipo de normas están sujetas a las federaciones o asociaciones regionales, pero también existe un tiempo para poder arreglar las sillas en caso de dificultad técnica (no más de 20 minutos) y en cualquier caso el árbitro puede limitar los cambios de campo según las condiciones de los deportistas.

Calentamiento para jugar a pádel silla

En el siguiente vídeo de este profesional de pádel, vemos cómo se debe realizar un buen calentamiento previo para jugar a pádel en silla de ruedas y no sufrir lesiones como en cualquier otro deporte si no se lleva a cabo un buen calentamiento. En su caso cuenta con dos jugadores de pádel, Alberto Pacho y Coco Bernal para explicar las particularidades que existen a la hora de calentar en silla de ruedas.

  • El calentamiento general se realiza con desplazamientos y movilidad articular. Como por ejemplo hacer círculos, arrancadas, ejercicios de zig-zag u ochos.
  • El calentamiento con la pelota de pádel dura de 5 o 10 minutos haciendo bandejas o cualquier otro golpe sencillo. A la hora de competir, el calentamiento en silla de ruedas suele ser de mayor duración, por la presión que supone tanto física como mental.

Las diferencias de un calentamiento en silla con un calentamiento de jugadores que juegan de pie son que los brazos tienen que prepararse para la alta intensidad que van a recibir, sobre todo los hombros porque son los que más sufren en especial en el arranque. En el peloteo en silla de ruedas, se le otorga menor importancia al juego aéreo y como es lógico, a las piernas nada de relevancia.

Ventajas de jugar a pádel adaptado

La más destacable por encima de todas es la integración y la posibilidad de ofrecer actividad física y deporte a personas con distinta movilidad. De esta manera pueden beneficiarse de las incontables ventajas del pádel: sociabilidad, mejora de la condición física, coordinación. También es un estupendo modo de recuperar la sonrisa y de aficionarse a un deporte que tiene más adeptos cada año.

Zona de Padel
Dejar un comentario